Monday, November 21, 2005

Un perro en el cereal

Me vino un perro en el cereal. Un perro chiquito, cachorro se dice creo. ¿Como cuando recién nacieron? Eso, bebé, un perro bebé. Adentro de la caja de cereales, Korn Flakes o no se que mierda. Un perrito, sí, un perro de esos que no crecen mucho, que hay por la calle que tienen todos, color canela. Pero recién recién nacido tenía que ser porque era así chiquito. Se me había comido todo el cereal de la caja. Llamo a la empresa:
-Me vino un perro en el cereal.
-Si, señor, es la nueva promoción.
-Pero se comió todo el cereal, yo quería cereal y se comió todo el cereal me quedó el perro nada más.
-Es que ahora regalamos un cachorrito Kellog´s con cada caja de cereal. Es una promoción, aproveche, es por tiempo limitado, consiga ya su caja de cereal con cachorrito.
-Ya la conseguí, por eso llamo, yo quería cereal. Y se lo comió el perro este, compré un producto y me vino otro en su lugar, es una estafa...
-Es la nueva promoción...
Esto no me lleva a ninguna parte. Corto. No se que hacer con el perro, no quiero cambiar de marca de cereal, me gustan esos. A lo mejor en el almacén tienen cajas de antes de la promoción. Cierro la caja mientras el perro me mira desde el fondo. No se que quiere, yo más cereal no tengo, se me acabó, por eso compré más. O intenté.

En el almacén no tenían. Llamo a mi abogado. Tecnicamente no se puede hacer nada, es una promoción. Busco en internet. Parece que en chile la hicieron con los perros adentro de bolsitas de plástico para que no se comieran el cereal, pero llegaban muertos.
La caja de cereal ladra, salta, se mueve. No se qué hacer. Encima que no tengo cereal me agitan una caja delante. Saco al perro, tiro la caja. Miro al perro. El perro me mira. ¿Tendrá cereales en buen estado adentro? Seguro que ya están digeridos porque el perro está cagando en mi alfombra. Mi señora se va a poner loca cuando vuelva del curso de velas.

Mi señora dice que nos lo quedemos que es un ser vivo y algunas cosas más que dejo de escuchar. Quién me manda a casarme con una Alfonsina porrera. Me lee un pasaje de Osho. Como sabrá Osho que me vino un perro en el cereal. Estos tipos orientales son muy grosos. Gente superior, ¿me entendés? como en otro plano. Yo cuando tenía problemas con la Marta fui a un oriental y me salvó la vida. ¿Dónde andará Marta?.

Las tres de la mañana y el perro ladra. Mi señora quiere que duerma en nuestro cuarto porque es su "primera noche fuera de su caja". A mi me da lo mismo pero el perro ladra y mi señora quiere que yo también duerma en nuestro cuarto. Con su ondita angelical, mi señora es muy manipuladora, le dije que me iba y peló el tattoo que sabe que me vuelve loco. Para eso que adelante del perrito no vamos a hacer nada. "Porque es bebé" dice. Qué mujer...

El perro ladra y yo sin cereal para desayunar. Ni para dormir, yo para dormir un tazón de leche con cereal. Y si no no puedo dormir. Y si tengo un perro que me ladra al lado tampoco. Por eso son las cuatro y media de la mañana y sigo acá. Igual ahora tengo que "sacar a pasear a colita porque está inquieto, pobrecito." Me parece que voy a volver a fumar.

5 Comments:

Anonymous Chairman said...

"Alfonsina porrera"...JA JA JAAAAA

Un abrazo!!!

3:13 AM  
Blogger Mr. John Steed said...

Oi, este es uno de los que m-ás me gustó Martu. Me parece que es el que m-ás me gustó. Porque me gusta mucho cuando todo se desencuadra de la realidad.

J-ohn.

8:37 PM  
Blogger Martino said...

Me alegro muxo.

12:33 PM  
Blogger PAblo.- said...

Uh, otro al que le pasa lo mismo. Lo que hice yo la seman pasada fue comerme al perro. Está bueno, bien tiernito, alimentado exclusivamente con cereal.
Saludos.

1:44 PM  
Blogger Martino said...

Vos porque no tenés a mi señora.

2:33 PM  

Post a Comment

<< Home