Thursday, July 12, 2007

Qué poco hace falta

Es notable lo poco que hace falta para trocar un día de mierda en uno aceptable.
Ayer, sin Irma Slejos, estaba en el laburo haciendo lo que suelo hacer en el laburo (y me comentan que es más que nada de lo que se trata un laburo), que es quejarme de que me quiero ir, prepararme para irme, decirle a mi jefe que me voy a ir, quejarme de otras cosas que no tienen que ver con mis ganas de irme, volverme a plantear lo de irme, hacer un par de cosas medio urgentes y no demasiado difíciles, volver a amenazar con este tema de irme, y así; cuando all of a sudden encontré entre la PILA DE CAJAS que hay en el piso de mi despacho una vieja colección de "rock nacional" que venía con no se qué revista en no me acuerdo qué época. Yo pensé en venderla, porque sé que un amigo mío compró o vendió una similar en algún momento (ver en el link, se trata de esa misma colección vendida en ese mismo lugar), pero me enteré que pertenece a uno de los dueños del lugar, que se lo regaló una pendeja que se movía hace un tiempo, que le había prometido algunos ejemplares (de la colección) a la secretaria, etc. Entonces empezamos a mirar qué había en los CDs, que vienen con cualquier cosa mezclada con cualquier otra y son, en pocas palabras, una mierda.
En el CD 28 encontramos, entre otros temas como "Tirá para arriba", una interpretación de Horacio Fontova de "Yo quiero una novia pechugona", que pusimos de inmediato en una PC a reproducirse a todo volumen.
Escondí el CD 28 en un cajón de mi escritorio, el resto de la colección todavía no se sabe qué será de ella.
Compartamos algunos fragmentos:

"Nena, ya no se usa estar tan flaca, sino más bien tirando a vaca. Fijate en Madonna, con esas gomas. Nena, ya no me gustan esos pechos, ni el izquierdo ni el derecho, es que a mí me destroza tan poca cosa.
"Porque yo... quiero una novia pechugona, que sea maciza, que sea rolliza, quiero una novia pechugona, que cuando la abrace no la abarque, más vale que sobre y no que falte.
"Nena, si querés que te meta mano, hablalo con el cirujano, esto se soluciona con siliconas. Y es que Nena, quiero unos pechos opulentos para atacar sin miramientos, yo quiero en tu escote hundir el bote.
"Nena, que tu pechuga me haga sombra, quiero que seas en la alfombra un par de toneladas desparramadas. Y es que Nena, será un placer extraordinario hacer el salto del armario, quiero tirarme en plancha y que sobre cancha...
(Estribillo)

Labels:

2 Comments:

Blogger Martino said...

Para Annette, de AYSA, con mucho A-M-O-R

11:28 PM  
Blogger Annette said...

Que lindo! Estoy tarareando justo, che.

2:25 PM  

Post a Comment

<< Home