Wednesday, September 06, 2006

Pobre señora...

Como de todo se puede extraer algo bueno, he extraído algo bueno de la publicidad nefasta a la que hice referencia en mi último post.
Cada vez que mi madre intenta imponer sus cánones morales a mi vida o a la de mi hermano con algún comentario típico de señora rompe-pelotas, le pregunto:
"¿Cómo mamá sentís que tenés que poner orden?"
Y nos reímos mucho con mi hermano Esu.
Y obviamente, ante semejante desestimación, es mucho más fácil no darle bola.

3 Comments:

Blogger Joe said...

Siempre es más fácil desestimar a una madre, es hasta cierto punto necesario para poder despegarse. Todos lo hacemos.
Sin embargo... habría que llevarla a ver que no es necesario "imponer ordenes", sino simplemente lograr un "común acuerdo". Habría que lograr que una madre de hijos adultos-jóvenes ser percate que ya no tiene mas peques, sino personas con las que tiene que tratar cotidianamente desde una postura de par. Es dificil esa tarea.

6:41 AM  
Blogger Martino said...

Ella solo dice lo que le parece. No es autoritaria, es rompebolas.

4:44 PM  
Blogger Ed said...

Te re entiendo Mart, voa usar la misma frase. :(
Igual la mía yastá inmunizada ante cuanto insulto le digas. Y ahora que mi viejo se fué a derrapar a Boston, me tiene a mí de víctima.

9:35 AM  

Post a Comment

<< Home